Entre individuos, como entre las naciones, el respeto al derecho ajeno es la Paz" - Lcdo. Benito Pablo Juárez García
Mostrando entradas con la etiqueta Entrevista. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Entrevista. Mostrar todas las entradas

La organización barrial no alcanza para mitigar la inseguridad urbana

El comercio, October 8, 2009 En la ciudad operan 667 comités barriales y brigadas de seguridad. El sistema de alarmas comunitarias, en algunos sectores, funciona parcialmente.

Redacción Quito

Hace 14 años empezaron a organizarse las brigadas barriales de seguridad ciudadana en la ciudad. Fue en 1995 cuando se escuchó por primera vez la participación comunitaria en los temas de seguridad.

Luego, en 2001, mediante la Ordenanza N046, se aprobó un sistema de gestión participativa. Según el documento Ciudad Segura, en la urbe hay 292 comités de seguridad y 375 brigadas barriales. El análisis de la Facultad Latinoamericana de Ciencias Sociales (Flacso) fue publicado en agosto pasado.

Asimismo, según el informe de la anterior administración municipal de Paco Moncayo, se invirtió USD 80 millones para el tema seguridad. Con ese dinero se construyeron 258 Unidades de Policía Comunitaria (UPC) y se equipó a la Policía. Además, se instalaron sistemas de alarma comunitaria.

La Corporación Municipal de Seguridad y Convivencia Ciudadana (Corposeguridad) instaló 529 sistemas de alarmas en cinco años. En el sur se instalaron 132, en 2004. Pero José Naranjo, morador del barrio Nueva Loja, dice que el vetusto sistema ya no funciona desde hace dos años y solo quedaron pulsadores y cables en las viviendas.

El mismo problema ocurre en los barrios Jardines del Sur, El Edén del Sur, Marianitas del Sur, Santa fe, Santa Isabel, Nueva Loja, San Blas, en el sector sur-oriental de la ciudad. Allí los vecinos denuncian que los robos son continuos y que la UPC no alcanza a dar seguridad a todos los barrios de ese sector.

Marcelo García, dirigente barrial, manifiesta que uno de los puntos más peligrosos es El Edén del Sur. Andrés Chiliquinga, otro morador, coincide con el dirigente y denuncia que en este año se han encontrado seis vehículos abandonados. Los autos fueron desmantelados. “Es peligroso porque también entran a los domicilios. Hay asaltos a cualquier hora del día”.

Para Chiliquinga, la organización del Comité de Seguridad ayudó “a medias” para reducir la delincuencia y controlar la inseguridad. Por eso, los habitantes de El Edén empezaron a organizar rondas nocturnas por su propia cuenta.

En grupos de habitantes; en horarios y días distintos, los vigilantes recorren las calles adoquinadas y polvorientas del sector. Lo hacen con palos en mano y acompañados de perros. Incluso, organizarán una marcha el próximo sábado. Ahí -dicen- demostrarán las acciones que efectuarán si capturan delincuentes.

La presencia de los policías en la UPC, argumenta García, no ayuda a frenar la inseguridad. Por eso, las organizaciones barriales prefieren invertir recursos para organizarse.

Ese fue el caso del sector de la Villa Flora. En este barrio, José Lucero, dirigente, asegura que el sistema de alarmas funciona y ha dado mayor seguridad en 16 casas del sector sur de la zona. Sin embargo, hay callejones donde todavía se registran robos durante las noches. Por ejemplo, el pasaje San Martín, es peligroso luego de las 20:00. Según los vecinos, el último mes hubo 23 asaltos a los transeúntes.

Lucero reconoce que la alarma sirve para ahuyentar a los delincuentes. Pero, ayer, a las 09:22, cuando el dirigente pulsó la alarma comunitaria, para demostrar el funcionamiento del sistema, nadie salió a las calles.

Para el concejal Pablo Ponce, las cerca de 650 organizaciones barriales necesitan capacitación y un seguimiento a la función que realizan. “Lo que hay que propiciar el fortalecimiento de las organizaciones que ya existen. Una de las deficiencias en los comités barriales es la falta de evaluaciones a su labor”.

Punto de vista

Olga Vallejo/ Dirigente

La organización es empírica
El funcionamiento de la organización barrial depende de muchos factores. Uno de ellos es el deseo de las personas. Hay mucha insensibilidad de los quiteños a organizarse. Hay algo de fondo: el desconocimiento.

El desconocimiento de cómo hacerlo de manera efectiva. Las organizaciones que tenemos al momento funcionan de manera empírica. Es decir, no tienen una base científica o tecnológica. Ese es un problema del país.

Los sistemas de alarmas son genéricos. No son parte de la realidad de los barrios. La alarma es un elemento de disuasión delincuencia no de unión barrial.