Entre individuos, como entre las naciones, el respeto al derecho ajeno es la Paz" - Lcdo. Benito Pablo Juárez García
Mostrando entradas con la etiqueta Seguridad Comunitaria. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Seguridad Comunitaria. Mostrar todas las entradas

Participación comunitaria en la seguridad ciudadana: la experiencia de Quito

En el año 2009, se publicó en la revista Ciudad Segura 34, editada por la Facultad Latinoamericana de Ciencias Sociales - FLACSO, capítulo Ecuador, artículo que explica importancia de la proactividad en materia de participación comunitaria, tomando en cuenta que la comunidad forma parte fundamental dentro de la triada de la Seguridad Ciudadana.

Paso a reproducir por tanto este texto que lo podrán encontrar tanto en la edición pdf de la revista, así como en el libro "Nuevas Problemáticas en Seguridad Ciudadana", compilado por Alfredo Santillán y Jenny Pontón.


Participación comunitaria en la seguridadciudadana: la experiencia de Quito


Olga Vallejo Rueda1


“La unidad es como una mazorca,
si se va el grano, se va la fila,
si se va la fila, se acaba la mazorca”

Tránsito Amaguaña


Desde hace muchos años, el aumento del delito y las violencias preocupa a los y las habitantes de casi todas las ciudades del mundo. No existe día en que las personas no hablen sobre su temor a ser victimizadas en las urbes, lo cual es una situación que demuestra la alta percepción de inseguridad que existe en muchas sociedades. Este clima de miedo muestra la visión de un futuro desalentador que lleva a la ciudadanía a demandar posibles soluciones para que la situación mejore,una de ellas es exigir a los gobiernos centrales y a las policías nacionales mayores niveles de seguridad a través de políticas de “mano dura2”; sin embargo, por extraño que parezca, acciones de este tipo en lugar de disminuir los niveles objetivos y subjetivos de inseguridad, los aumentan.

Ante esta realidad,es pertinente plantear algunos cuestionamientos respecto a la situación de la insegu-ridad en el contexto ecuatoriano: ¿Son realmente inseguras nuestras ciudades? ¿La seguridad debe estar exclusivamente en manos del gobierno central y la Policía Nacional? ¿Sobre quién recae la responsabili-dad de la seguridad ciudadana, en una época en que los gobiernos locales han tomado posta en esta com-petencia? ¿La ciudadanía puede tomar acciones en este tema?

Ahora bien,si como afirman Corsi y Peyrú (2003), la violencia es un patrimonio exclusivo del ser huma-no, la participación de la comunidad es importante por permitir un cambio sustancial de los enfoques de seguridad que tradicionalmente se encontraban cen-trados en el accionar policial. Ésta constituye un eje central en las iniciativas de prevención, ya que la ciu-dadanía toma conciencia de sus responsabilidades, derechos y obligaciones como actores sociales,permi-tiendo el logro de formas de prevención más integra-les y eficaces debido a la conformación de redes de relaciones y organizaciones que fomentan los vínculos entre las comunidades, los cuerpos policiales y las instituciones del Estado.

El hecho de incluir la participación de la comuni-dad en la solución de sus problemas, permite el auto-control de los factores que originan y agravan la vio-lencia, la reducción de la percepción de inseguridad y el combate de la reducción de la calidad espacio -tiempo que se comparte en la ciudad, al establecer relaciones coordinadas interinstitucionalmente, en base a las funciones y competencias de cada uno de los actores de la seguridad ciudadana.

¿Qué se entiende por participación ciudadana?


La seguridad ciudadana abarca entre otros aspectos,la participación de la comunidad; sin embargo, ¿Qué entiende la ciudadanía como participación comunita-ria? ¿Cómo aplicarla al tema de la seguridad?

Según Pavarinni (1994), las tácticas comunitarias van encaminadas a la participación social de aquellos que comparten un espacio o unos valores, siendo el canal básico de la intervención, que busca reconstruir el control social del territorio por parte de quien lo habita (1994: 435-462); sin embargo, los ciudadanos comunes desconocen qué es participación, y qué es seguridad ciudadana, lo que refleja una débil cultura que pueda respaldar una labor eficaz.

En este sentido, cabe explicar que la participación ciudadana, tiene que ver con la manera en que los seres humanos se identifican y se involucran a través de acciones individuales y colectivas con un espacio territorial,de ahí la necesidad de fortalecer este vín-culo para proteger la convivencia de quienes habitan en un determinado lugar,por cuanto en este espacio se comparten valores que se consideran propios,y las soluciones se ajustan al entorno por formar parte de un acuerdo colectivo.

Experiencias de participación comunitaria en seguridad a nivel internacional


En los últimos años se han desarrollado diversas pro-puestas en varios países del mundo sobre participa-ción comunitaria en seguridad, tanto a escala nacional como local, a través de municipios o diferentes orga-nizaciones policiales. Autores como Smulovitz (2003:93-96) y Frühling (2003:13-18),destacan en sus estudios algunas de las más importantes:

• En Francia, durante los años 80 y 90 se crearon los Conseils Communaux du Prevention de la Delin-quance (CCPD), que recuperaban tres valores de la racionalidad política alentada por el gobierno socialista: la descentralización administrativa, la in-centivación de la participación ciudadana y la coo-peración e interacción entre las agencias del Es-tado y los actores de la sociedad civil. Para el año 2000 existían en Francia aproximadamente 700 CCPD.

• En Argentina existen los Centros de Gestión y Participación (CGP), que son organismos del gobierno de la ciudad localizados en distintos ba-rrios y tienen a su cargo, entre otras, algunas fun-ciones de mediación en la resolución de conflic-tos. Estos entes coexisten con otras experiencias comunitarias autogestionadas totalmente por vecinos/as.

• En Chile, a finales de 1998 existían aproximada-mente 261 Comités Vecinales de Seguridad Ciudadana en Santiago. En estos espacios se ha reali-zado más un ejercicio de contraloría social hacia la policía y se ha ensayado el modelo de policía comunitaria.

• En Sao Paulo-Brasil al igual que en Santiago de Chile, los Comités Vecinales de Seguridad Ciudadana han servido especialmente para realizar reclamos y demandas hacia la policía; mientras en Belo Horizonte, los consejos comunitarios tuvie-ron un corte más inclinado a las “autodefensas”, por lo que fueron considerados como un fracaso.

• En Villa Nueva-Guatemala, los Comités de Seguri-dad Ciudadana tienen un carácter más informativo desde la comunidad hacia la policía,y funcionan solo en sectores de clase media a clase alta.

• En Bogotá-Colombia se constituyeron más de 5.400 “Frentes locales de seguridad”, los cuales constituyen una red de apoyo al trabajo policial, realizando tareas de vigilancia informal.


INSEGURIDAD EN LA COMUNIDAD POR FALTA DE PACIENCIA - Por: Los Caballeros de la Paz

CONCEPTO

Si la SEGURIDAD EN LA COMUNIDAD es uno de los aspectos que con mayor énfasis reclama la ciudadanía a sus autoridades y comprende factores adicionales al control de la delincuencia, como el temor de ser víctima potencial del delito, la zozobra que produce la existencia del delito y la impunidad que hace que éste prolifere y sabiendo que la PACIENCIA es la actitud que lleva al ser humano a poder soportar contratiempos y dificultades para conseguir algún bien común dentro de nuestra sociedad o comunidad, entonces la inseguridad en la comunidad es fenómeno y problema social en sociedades que poseen un diverso nivel de desarrollo económico, múltiples rasgos culturales y regímenes políticos de distinto signo, no pudiéndose establecer, por tanto, distinciones simplistas para caracterizar factores asociados a su incremento y formas de expresión.



CARACTERISTICAS:

  • Muchas de las veces  somos racistas al no querer acercarnos a una persona afroecuatoriana ya que nuestra mente es volátil y pensamos que dicha persona nos va a causar daño.
  • En muchos centros educativos la gente que emigra de lugares poco vulnerables no les permiten tener las mismas oportunidades ya que son discriminados por no encontrarse bajo el mismo círculo social.
  • Los emigrantes no tienen el mismo trato en las diversas fuentes de trabajo ya que los grandes explotadores se aprovechan de las circunstancias para salir beneficiados sin darse cuenta el daño que causan a las personas necesitadas.
  • Otras de las problemáticas que frecuentemente vienen suscitándose en estos lugares de mayor tolerancia, es que estas personas son llevadas a cometer actos ilícitos como el narcotráfico ya que por la necesidad, la falta de empleo y en conclusión la falta de oportunidades  dichos ciudadanos se prestan para esto.
Y por este motivo nosotros como institución Policial estamos inmersos con toda la problemática que existe en la actualidad razón por la cual nosotros debemos desarrollar y poner en práctica la virtud de la paciencia ante cualquier eventualidad que se nos presente en el diario vivir profesional.

CONSECUENCIAS:

  • En muchas de las veces los ciudadanos que han sido victimas de la discriminación han terminado inmiscuidos en diversos problemas sociales tales como el robo en las calles, mendicidad y lo peor en el oscuro mundo de las drogas.
  • Por la discriminación que viven constantemente tienden a abandonar sus estudios prefiriendo trabajar y dejar a un lado su preparación y sus oportunidades a futuro.
  • La consecuencia más grande ha sido que la gente se conforme a ser explotados en el ámbito laboral ya que por la falta de conocimientos no pueden obtener un cargo el cual les permita ganar un salario para vivir dignamente.
  • La consecuencia de prestarse para el narcotráfico les a llevado a arriesgar su propia vida  y la de sus familiares hasta terminar siendo aislados de la sociedad y en peores casos a vivir en un mundo  obscuro sin principio ni final.

    RECOMENDACIONES

    Como recomendaciones ante este fenómeno que frecuentemente se viene suscitando en el amplio tema de inseguridad en nuestras comunidades, lo mejor que debemos hacer es solidarizarnos con nuestros hermanos y olvidarnos de las palabras discriminación, migración ya que todos nos merecemos un buen trato y a ser integrados en nuestra sociedad por el simple hecho que somos personas y valemos mucho en la vida y la paciencia que podemos mostrar siempre debe ser la misma sin ninguna distinción social.
     

    LA INSEGURIDAD COMUNITARIA POR FALTA DE LA FRATERNIDAD Por: Policemen for a New World


    La seguridad comunitaria es una condición necesaria para el funcionamiento de la sociedad y uno de los principales criterios para asegurar la calidad de vida.
                                                                                                     
    La inseguridad comunitaria por falta de la fraternidad.

    Sabiendo que la seguridad comunitaria es necesaria para el buen funcionamiento y armonía en toda la sociedad ya que si usted tiene seguridad tiene tranquilidad, con su familia y todos los que le rodean. La fraternidad es la unión y buena correspondencia entre hermanos o entre los que se traten como tales, la fraternidad también pude sentirse muchas veces con personas con las que no se comparte necesariamente un lazo de sangre sino que se comparten numerosas y emotivas experiencias de vida.

    Podemos palpar que en los días actuales la carencia de fraternidad se ha visto inmersa en las poblaciones de nuestro país eso se ha visto afectado por diferentes causas de las cuales podemos citar xenofobia, racismo y homofobia la cual se  por falta de cultura en nuestro entorno, atadura que podemos eliminar abriendo nuestras mentes hacia nuevas culturas y siendo tolerantes con decisiones o genética de personas hermanas o personas con debemos convivir para  lograr una mejor relación intercultural.  

    La diversidad cultural.

    Los pueblos indígenas y los afro descendientes, cuyas poblaciones se estiman alrededor de 58 millones y 174 millones, respectivamente, se encuentran entre los grupos étnicos más desfavorecidos de la región. Tienen bajos niveles educativos, limitado acceso a la protección social, empleos precarios y una mayor probabilidad que sus ingresos estén bajo la línea de la pobreza. La situación es más crítica en el caso de las mujeres pertenecientes a estos grupos, pues enfrentan mayores obstáculos para salir de la pobreza y proporcionar bienestar a sus familias (OIT, 2007).

    Las poblaciones indígenas y afro descendientes a veces deben desplazarse entre países o regiones en búsqueda de fuentes de empleo o como parte de su cultura, con frecuencia carecen de documentos migratorios y/o de identidad, con la consecuente negación de sus derechos más elementales de acceso a los diversos servicios de salud, educación, empleo, etc. En otros casos, estos pueblos están ubicados en territorios donde la ausencia de Estado da pie a expresiones singulares de criminalidad, como se observa en las regiones autónomas de Nicaragua, algunas de las cuales son rutas de tránsito, abastecimiento y descanso para el narcotráfico del Sur al Norte y el tráfico de armas del Norte al Sur (PNUD, 2009).

    CARACTERISTICAS.

    La presencia de emigrantes de diferentes partes del mundo produce roces interculturales con sus costumbres a los que muchos no están de acuerdo por lo que se evidencia la falta de fraternidad.

    En el caso de ecuador la inseguridad por presencia de extranjeros se da por la flexibilidad de leyes y aperturas de fronteras la cual a permitido el ingreso de personas que han actuado fuera del marco legal en sus respectivos países.

    CONSECUENCIAS

    • Discriminación miedo y exclusión de los extranjeros.
    • Aumento de violencia e inseguridad.
    • Escases de fuentes de trabajo

    CONCLUSIONES

    Falta de fraternidad se da por que generalizamos a todo un comunidad extranjera por malas acciones de unos cuantos miembros o dicha comunidad.
    Por desconocimiento de las diferentes culturas que caracterizan a la humanidad según su situación geográfica.

    RECOMENDACIONES Y SOLUCIONES

    • Auto educarse en temas concernientes a las culturas diversas las cuales suelen asentarse en nuestro país.
    • Tolerar las diferentes razas, etnias, lenguajes costumbres de los extranjeros.
    • Saber elegir los medios de información para no tener una idea errada de las culturas vecinas.
    • Respetar las diferentes inclinaciones sexuales o genética de todo ser humano
    • Porque solo respetando como queremos que nos respeten podremos llegar a recuperar la virtud de la fraternidad¨

    SERIE VIOLENCIAS EN: DISCRIMINACIÓN RACIAL Y TOLERANCIA - Por Anónimos de la PN

    DISCRIMINACIÓN RACIAL


    El racismo tiene como fin la discriminación o anulación de los derechos humanos de las personas discriminadas.


    INTOLERANCIA.
     
    Se define como la falta de habilidad o voluntad de tolerar algo a menudo, la intolerancia esta ligada a manifestaciones de odio racial, nacional, sexual, ético, religioso entre otras formas de comportamiento que discriminan a ciertas personas.



    MANIFESTACIONES DE ESTE TIPO DE VIOLENCIA

    DISCRIMINACIÓN.- son personas que mediante la discriminación racial se vuelven intolerantes ante la sociedad.


    CAUSAS

    • Bajos niveles de educación
    • Falta de oportunidades
    • Mala repartición de los recursos por parte del estado
    • Bajos ingresos económicos
    •  Negación de derechos(racismo)
    • El desempleo

    EFECTOS


    • Desintegración de la familia
    • Fuga de fuerza de trabajo
    • Explotación laboral
    • Aumento de desempleo
    • Mendicidad
    • Incremento de la delincuencia

    SOLUCIONES


    -       Elaborar un diagrama de la composición de una comunidad para conocer en términos generales su problemática en este sentido y orientar el proceso de capacitación.

    CONCLUSIONES

    -        
    • Mejorar la calidad de vida mediante la participación y la organización comunitaria
    • Prevenir la incidencia de la delincuencia en las comunidades
    • Fomentar una cultura preventiva comunal en base a la toleracia y el respeto hacia quienes son diferentes.
    Por: Anónimos de la PN

      Transcripciones del IIDH - 6. Seguridad comunitaria

      La diversidad cultural. Los pueblos indígenas y los afrodescendientes, cuyas poblaciones se estiman alrededor de 58 millones y 174 millones, respectivamente, se encuentran entre los grupos étnicos más desfavorecidos de la región. Tienen bajos niveles educativos, limitado acceso a la protección social, empleos precarios y una mayor probabilidad que sus ingresos estén bajo la línea de la pobreza. La situación es más crítica en el caso de las mujeres pertenecientes a estos grupos, pues enfrentan mayores obstáculos para salir de la pobreza y proporcionar bienestar a sus familias (OIT, 2007).
      Las poblaciones indígenas y afrodescendientes a veces deben desplazarse entre países o regiones en búsqueda de fuentes de empleo o como parte de su cultura, con frecuencia carecen de documentos migratorios y/o de identidad, con la consecuente negación de sus derechos más elementales de acceso a los diversos servicios de salud, educación, empleo, etc. En otros casos, estos pueblos están ubicados en territorios donde la ausencia de Estado da pie a expresiones singulares de criminalidad, como se observa en las regiones autónomas de Nicaragua, algunas de las cuales son rutas de tránsito, abastecimiento y descanso para el narcotráfico del Sur al Norte y el tráfico de armas del Norte al Sur (PNUD, 2009).

      Migración y desplazamiento. Se estima una cifra cercana a los 25 millones de migrantes latinoamericanos y caribeños en el 2005, una proporción superior al 13% del total de los migrantes internacionales. El porcentaje de la población regional que representan los inmigrantes es muy pequeño (1%), si bien hay países en los que supera el 10%, como ocurre en el Caribe. Cerca del 4% de la población regional es emigrante; muchos países latinoamericanos tienen más de medio millón de nacionales en el exterior y varias naciones caribeñas tienen más de un 20% de su población en el exterior (CEPAL, 2006).
      También se da la migración interregional, siendo los principales países de destino Argentina, Costa Rica y la República Bolivariana de Venezuela. Algunos países combinan su condición de receptores con la de emisores, de tránsito y de retorno. A comienzos del decenio pasado, los migrantes intrarregionales sumaban cerca de 3 millones de personas, que se desplazaban fundamentalmente entre países fronterizos o cercanos (CEPAL, 2006).
      La migración internacional en la región se distingue notoriamente por el creciente número de mujeres que emigran y la mayoría porcentual que representan en muchos casos. Hay varias corrientes constituidas en gran parte por personas dedicadas al servicio doméstico como forma de inserción laboral.
      Las personas migrantes se enfrentan a una serie de amenazas. La vulneración de los derechos humanos, ya sea a lo largo de su travesía, en el proceso de inserción en la sociedad de destino o durante la repatriación, suele asumir características alarmantes, especialmente cuando afecta a mujeres y niños y niñas y, en general, personas indocumentadas y víctimas de la trata de personas.
      Las localidades de origen se enfrentan a la fuga de cerebros o a la pérdida de su población más joven y en edad productiva. Generalmente las abuelas, abuelos y otros integrantes de la familia extendida se hacen cargo de los niños y niñas que son dejados por sus padres que emigran en busca de fuentes de empleo y mejores condiciones de vida.
      Las personas migrantes que se establecen en una localidad determinada, también se enfrentan a una serie de amenazas. Muchas veces no cuentan con documentos migratorios, lo cual les impide el acceso a servicios básicos y son susceptibles de engrosar las filas de mano de obra barata. También deben enfrentarse a situaciones de discriminación, xenofobia y desarraigo.
      Otra situación es la del desplazamiento interno forzoso. Muchas personas en América Latina se ven forzadas a cambiar su lugar de residencia ya sea por razones económicas, de seguridad o por desastres naturales. Por ejemplo, en Colombia cerca del 10% de su población ha sido obligada al desarraigo en cerca del 90% de los municipios del país durante los últimos 20 años (OIM, 2010). El desplazamiento forzado está ligado a la confrontación armada por la que atraviesa el Estado colombiano y a la guerra contra las drogas que libra ese país.